Saltar al contenido
Todo Tortugas

Nuestras amigas las tortugas

En esta página vas a encontrar toda la información sobre las tortugas: clasificación, anatomía de las tortugas, hábitat natural, especies de tortugas terrestres, acuáticas y marinas del mundo, curiosidades, tortugas famosas… ¡Y mucho más!

Especies de tortugas

En esta sección puedes consultar las clases o tipos de tortugas de tierra, de agua o marinas haciendo click en la fotografía correspondiente:

¿Qué es una tortuga?

Si pensamos en los reptiles, enseguida nos vienen a la mente las enormes serpientes de la selva, los cocodrilos o los lagartos de África y Sudamérica, las pequeñas salamanquesas que esperan la captura de un insecto en las cálidas noches de verano… ¿Y las tortugas? ¿Acaso no son también reptiles?

Si quieres saber cómo entender el lenguaje corporal de los tipos de tortugas domésticas, o conocer más datos sobre su origen o la alimentación, date una vuelta por las diferentes secciones y descubre el mundo de estos fabulosos animales.

Las tortugas son los reptiles más antiguos, ya que habitan la Tierra desde hace doscientos millones de años. Aunque han interesado y cautivado al hombre durante siglos, todavía son unas desconocidas: es muy poco lo que se sabe de muchos aspectos de su biología, comportamiento y su proceso evolutivo.

Estas criaturas fascinantes y misteriosas, siguen siendo animales salvajes no siempre fáciles de criar.  Muchas especies se enfrentan a un serio peligro de extinción, debido tanto a la captura indiscriminada de ejemplares en libertad, como a la destrucción de su entorno natural.

El rincón de las tortugas tiene como intención explicar los aspectos prácticos de los cuidados y el mantenimiento en cautividad de las tortugas terrestres, semiterrestres y acuáticas. Deseamos, por ello que pueda ser de ayuda a las personas que quieran criar a estos maravillosos animales en buenas condiciones y proporcionarles una vida larga y sana.

Comprar tortugas de forma responsable

Si estás aquí es porque te gustan las tortugas y has tomado la decisión de tener una en casa como mascota. Pero no tan deprisa: la tenencia de tortugas en cautividad es factible solamente si se hace de forma responsable.

Antes de que una tortuguita llegue a tu hogar, debes informarte bien de si es legal su posesión. Algunas especies están en peligro de extinción y por ello su compraventa no está permitida sin una autorización específica y, por supuesto que no se pueden extraer especies protegidas de su hábitat natural.

También debes tener presente que es un ser vivo que puede vivir sesenta años o más y que requiere de atenciones y cuidados específicos para su bienestar. Debes ser consciente de que tener una tortuga en casa no es una tarea simple ni barata; no basta con comprar una tortuguera y cambiarle el agua todos los días.

De nada sirve adquirir una o dos tortugas para tenerlas aletargadas, sin calentador, con agua sucia o sin luz, para que debido a una mala atención mueran a los pocos meses.  Debes tenerlas con todo lo necesario, para que crezcan sanas y puedas disfrutar de su compañía durante muchos años.

Conviene que aprendas los cuidados que necesitan las tortugas terrestres: instalaciones, temperatura adecuada, alimentación, así como las necesidades de las tortugas acuáticas criadas en cautividad. Esta información puedes encontrarla en El rincón de las tortugas, pero cuando vayas a la tienda, asesórate bien para que tu tortuga se encuentre en buenas condiciones y viva muchos años contigo.

Asimismo, debes plantearte que estos animales van necesitando más espacio a medida que crecen y la idea de abandonarlas en cualquier río o pantano cuando son adultas no es para nada buena opción, ya que la introducción de especies exóticas pone en riesgo la supervivencia de las especies nativas, llevándolas incluso al borde de la extinción. Tampoco es buena idea soltarlas en los estanques públicos a merced de su suerte. Por ello, antes de regalar esa tortuga que tanta gracia le ha hecho a tu hijo en la tienda de animales, medítalo bien.

Además, la tortuga, a diferencia de los gatos o los perros, no es un animal al que le agrade ser manipulado. Recuerda siempre que LAS TORTUGAS NO SON JUGUETES: deben ser respetados y no deben ser maltratados.

Si vas a comprar o adoptar, debes ser consciente de que responsabilidad que conlleva: hazlo solo en el caso de que estés dispuesto a darle una vida digna.

Aspectos legales  y jurídicos a la hora de comprar una tortuga

Como posiblemente habrás oído o leído con anterioridad, la protección de especies de fauna y flora silvestres se regula en el Convenio de Especies de Washingthon, conocido como CITES. Se trata de un acuerdo internacional firmado en 1975 por más de 152 países, que tiene por objeto proteger la fauna y la flora contra la explotación abusiva, controlando y regulando el comercio de las especies y prohibiendo el comercio de las que están en peligro de extinción.

Con este fin, y según el grado de amenaza de extinción, se han elaborado tres listas, denominadas Apéndices, en las que se inscriben las diversas especies de tortugas.

  • Apéndice I: Las especies inscritas en el Apéndice I son raras o están amenazadas. El tráfico internacional para fines exclusivamente comerciales está prohibido, y su comercio solo puede realizarse en circunstancias excepcionales. Por lo tanto, las especies incluidas en el Apéndice I deben estar cubiertas por permisos CITES de exportación y de importación expedidos tanto por el país importador como por el exportador
  • Apéndice II: Las especies incluidas en el Apéndice II no están amenazadas ni son raras, pero si no se paran de exportar podrían entrar en el Apéndice I. Estas deben estar cubiertas por un adecuado permiso de exportación, expedido por la Autoridad de su país de origen, para poder admitir su exportación.
  • Apéndice III: Las especies incluidas en el Apéndice III no están amenazadas, pero si sujetas a manejo dentro del país que las ha inscrito y deben ser cubiertas por un permiso de exportación CITES adecuado, emitido por el país inscriptor, o bien por un certificado de origen o de reexportación cuando el comercio se realiza con cualquier otro país, tal como lo requiere la convención.

No obstante, nuestro consejo es que adquieras en cautividad especies no protegidas. Además, hay que recordar que muchas tortugas acuáticas no figuran como protegidas por las leyes internacionales, aunque están también en peligro por la destrucción de su hábitat natural y por la captura con fines alimentarios y farmacológicos (especialmente en Asia).

Otro motivo por el cual es mejor elegir sujetos nacidos en cautividad se basa en que, cuando son sacados de sus ambientes naturales, suelen sufrir largos y agotadores viajes hasta llegar a su destino.

De igual forma, hay que tener en cuenta que la legislación y el grado de protección de las especies cambian con mucha frecuencia en función del desarrollo de las condiciones de vida en libertad. Antes de adquirir una tortuga, es recomendable informarse en la administración competente en materia de protección de especies de tu comunidad autónoma.

Por ello, nosotros te aconsejamos tener en cuenta otras normas, como el Reglamento CE 338/97 del 9/12/1996, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio, así como el Reglamento CE 3626/82 de 3/12/1982, relativo a la aplicación en la Comunidad del Convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre

Si tienes todo esto claro, ahora sí, adéntrate en el maravilloso mundo de las tortugas.

Imágenes de tortugas

Si quieres ver a una tortuga con la cabeza escondida, aquí la vas a encontrar. Haz click en las fotos para que se muestren en alta resolución.